¿Cuánto cuesta para el gobierno los accidentes de tránsito? -La ANT da Cifras

Cuanto cuesta para el gobierno los accidentes de transitoLa pérdida de vidas humanas, indistintamente de las causas, es lamentable en todos los sentidos.

Pero cuando los decesos ocurren por accidentes de tránsito, las implicaciones son mayores.

Si eres responsable de una muerte por negligencia, imprudencia al conducir o por infringir las leyes viales el problema es grave.

Las estadísticas de fallecidos por estas razones son alarmantes. Cada muerte representa para los familiares una carga económica y emocional. No solo para ellos.

También para el estado y la actividad económica en general. A todas luces, el problema tiene su raíz en la educación vial que deben recibir los conductores.

¿Cuántos accidentes se registraron entre 2017 y 2018?

La ANT (Agencia Nacional de Tránsito) lleva un registro de todos los accidentes ocurridos por años.

Estas cifras revelan la magnitud del problema. Por ejemplo, entre 2016 y 2017 ocurrieron 56.560 accidentes de tránsito. 78 ? los siniestros fueron consecuencia de imprudencia, impericia o infracción de señales de tránsito, tanto de conductores y peatones.

Tan solo entre 2016 y 2017 se produjeron como resultados de los accidentes viales 43.486 heridos y 4.120 muertes. En el primer semestre de 2018 las cifras ya reflejaban 9.575 lesionados y 1.058 defunciones.

En promedio, en los últimos dos años y medio, se han perdido todos los meses 173 vidas. En 2017, la OMS ubicó a Ecuador en el segundo lugar en número de siniestros de tránsito de la región.

Es un llamado de atención a las autoridades… Ademas de las Sanciones por accidentes de tránsito han aumentado.

¿Por qué recae en el Gobierno el coste económico de los accidentes?

Por varias razones. Muchas veces, el Ministerio Público aporta rubros de contingencia para los accidentados que quedan lesionados.

Esto, sin duda, frena el crecimiento económico del país. Las elevadas cantidades de dinero que debe desembolsar el estado por estas razones, se evidencia también por los daños que producen los siniestros.

Dinero que, a fin de cuentas, debería utilizarse para otros fines.

No obstante, el coste económico para hacerles frente a estos eventos, se incrementa a medida que aumentan las cifras de heridos y muertos cada año.

¿Los Costes son solo económicos?

El mayor coste de los accidentes de tránsito y sus consecuencias (muertes y lesiones) es de carácter social.

Perder seres amados, cuidar seres queridos que han quedado incapacitados no sólo para trabajar, sino también para traer el sustento a casa, son algunas de las secuelas y cargas emocionales con las que tienen que lidiar los familiares afectados.

A esto hay que sumar el coste psicológico que sufren quienes sobreviven a estos siniestros. Traumas, miedo, angustia, insomnio o ansiedad, son algunos de los trastornos psicológicos que manifiestan y les cuesta superar a los afectados por la tragedia.

Sin mencionar las implicaciones legales que recaen en los que han causado muertes o lesiones.

Las Responsabilidades del estado

En vez de usar recursos para financiar los daños que producen los siniestros viales, que no está mal que lo hagan, el estado y las autoridades responsables del cumplimiento de la ley, deberían utilizar el dinero procedente de la Hacienda en la ejecución de acciones proactivas.

No se debe seguir actuando de forma reactiva, es decir, reaccionar después de las tragedias o pérdidas de vidas.

Es mejor utilizar los recursos estatales para incentivar el desarrollo económico y social de la sociedad de forma amplia.

Asimismo, parte del dinero gubernamental se tiene que destinar a la prevención de accidentes. Adicional a esto, se deben aprovechar los recursos al máximo para educar, no para paliar los resultados de los siniestros viales.

Hay que desarraigar con acciones bien pensadas la cultura del país de irrespetar las reglas, normas o leyes de tránsito.

Se debe involucrar a toda la población, organizaciones estadales, conductores, empresas de transporte, peatones, entre otros, en los planes de concientización que se adelanten. Educación vial es la clave para reducir las lamentables consecuencias de las tragedias de tránsito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *